SER MAMÁ NO TE IMPIDE SEGUIR APRENDIENDO

SER MAMÁ NO TE IMPIDE SEGUIR APRENDIENDO

Es posible encontrar esa actividad que nos permita hacer lo que nos gusta sin descuidar lo que más queremos.

Ser mamá nos cambia la vida en muchos aspectos, nos dirige a otros rumbos y a veces por más que queramos forzar algo, eso en específico no sucede del todo.

Hay mujeres que no logran conciliar la maternidad y el trabajo por lo que se vuelve una guerra de dos mundos. Y así pasa el tiempo, sufriendo entre el querer volver a casa y quedarse con los niños o también estamos aquellas que nos quedamos con el deseo de salir a trabajar o ganar algo extra.
A mí me gusta aprender, sobretodo cosas nuevas y cuando llega el momento sacar a flote ese aprendizaje. En mi caso me especialicé en terapias alternativas antes de que naciera el más pequeño y fue él quien me llevó a profundizar después en mis estudios sobre maternidad, lactancia, parto y crianza respetada.

Ya cuando estábamos estudiando en casa me decidí por seguir preparándome sobre el tema de educación. Pero no puedo salir de casa o seguir horarios que no van de acuerdo con mi estilo de vida.
Es normal que sientas que tu vida necesita un nuevo rumbo o que estas atorada en la misma rutina del día a día y no sabes cómo modificarla.

¿Has pensando en volver a estudiar? Te emocionaría retomar o especializarte en algo que quizá no sea aquello sobre lo que te preparaste para el futuro. Más bien algo que se acomode a tu estilo de vida y gustos en la actualidad.

Es más fácil de lo que piensas, no es necesario volver a la escuela propiamente. Puedes aprender muchas cosas nuevas desde casa, incluso hacer de ellas una actividad económica.

¿Qué te gusta hacer? ¿Hay alguna actividad que disfrutas mucho o eres buena y sabes que podrías sacarle más provecho?
Por ejemplo si eres buena cocinando, podrías estudiar algo relacionad en línea o fuera de casa mientras tus niños van a la escuela o en días que alguien te ayude a cuidarlos. Muchas veces en esos cursos permiten llevar bebés pequeños. Y después preparar comidas para eventos, para las personas que no pueden cocinar en su casa y ocupan comidas caseras y saludables congeladas.

No todo es cocinar y hay muchas cosas que aprender en distintas plataformas en línea, algunas de ellas además son gratuitas. Hay desde fotografía, manejo de redes sociales, expertos en temas de maternidad o tecnologías.

Todo es que te enfoques y decidas que te gustaría aprender para mejorar tus aptitudes actualmente. En la universidad de mi ciudad hay clases de idiomas y otro tipo de aprendizajes que no requieren una asistencia de más de dos horas al día.

Cuando mi hija mayor tenía año y medio de edad aprendí a pintar las caritas de los niños en las fiestas. Me iba con ella a eventos infantiles o fiestas de familia y amigos con mis tarjetas y volantes con promociones y tenía clientes que me contrataban más adelante. Mi hija se divertía mientras yo trabajaba y además la mayoría de las veces salía con bolsita de dulces o premios en la mano.

Conciliar es posible. Solo es cuestión de adaptarse, tener la capacidad de aceptar el rumbo de nuestra vida y buscar opciones diferentes para poder elegir aquella que nos saque de la depresión, de dificultades económicas o nos permita simplemente hacer lo que nos gusta sin descuidar lo que más queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *