FIESTAS CON BEBÉ EN BRAZOS, TAMBIÉN SE PUEDE

FIESTAS CON BEBÉ EN BRAZOS, TAMBIÉN SE PUEDE

FIESTAS CON BEBÉ EN BRAZOS, TAMBIÉN SE PUEDE

Recuerdo cuando llegaba la época navideña y sus fiestas. La primera Navidad de mi niña mayor me daba algo de pánico, pero sobrevivimos al evento en familia que quedó como un hermoso recuerdo y si bien ir a una posada o fiesta de fin de año no es lo mismo con bebé en brazos, es posible disfrutar de cenas y festejos mientras atiendes a tu hijo. Cuando el más joven de la familia disfruta de una fiesta y baila en ella, es momento de recordar y reírse un poco de las cosas que nos sucedieron en el pasado. Así puedo compartir las cosas que me fueron útiles y que me han enseñado el camino como mamá.

Estos consejos te ayudarán a salir y disfrutar, sin descuidar o exponer al pequeñito a ruidos e incomodidades.

Las luces y los rostros extraños
Yo sé que adoras a tu tía y nadie como ella para hacer esa receta que tanto te gusta, pero tu bebé desconoce eso y no tiene un vínculo con ella. Lo más probable es que se ponga a llorar si tu tía, a la que no ha visto jamás, lo cargue o le hablé con su voz más aguda. Permite que se acostumbre a la gente, que observe rostros y se anime a pedirles los brazos o estirarse hacia tus familiares o amigos antes de que deje el calor de mamá.

Las luces de los adornos, sean de Halloween, día de muertos o las posadas pueden ser estimulantes, ayudan a tu bebé a desarrollar su sentido de la vista, pero en exceso pueden sobre estimularlo. Así que te recomiendo evites pasar mucho tiempo mostrándole las luces o dejándolo frente a ellas.

Los sonidos fuertes y tu bebé
Está de más decirte que los ruidos fuertes alteran a la mayoría de los pequeños, si te mantienes fuera del alcance de los equipos de audio o karaoke muy estruendosos, vas a tener una noche mejor de lo que pensabas. A todos nos gustan los fuegos artificiales, pero a los bebés les molesta el estruendo y podría asustarlos. Procura no estar cerca de la zona donde son lanzados o simplemente evita la pirotecnia ruidosa. Son más lindos aquellos fuegos artificiales que tienen solo luces y no retumban en los oídos de tu bebé. 

Temperaturas extremas
Cuando sales a pedir posada, a ver la pirotecnia o ver como los niños y adultos disfrutan de la piñata, tener a tu bebé en un cargador ergonómico o rebozo pegadito a tu pecho los mantendrá a ambos con una temperatura más agradable.

Con estas recomendaciones podrán asistir a esos eventos especiales, a los que por distintas razones muchas veces dejamos de ir. Encontrar el punto medio y entender tanto el sentimiento del bebé ante situaciones no tan cotidianas. Así como, la respuesta de las demás personas en eventos que podrían parecer no aptos para niños. Todo es cuestión de saberse organizar para que ambas partes puedan convivir sin complicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *