NO DEJES DE SEGUIRLES EL JUEGO

NO DEJES DE SEGUIRLES EL JUEGO

Qué lindo es pasar tiempo con nuestros niños, pero hay ocaciones en que no sabemos ni cómo jugar con ellos

A los niños les encanta que los adultos juguemos con ellos, de nosotros aprenden pero también se divierten y les gusta nuestra compañía. Compartir juegos y aventuras es fácil. Muchas veces con el paso de los años se nos ha olvidado lo bonito que puede ser disfrutar con alegría jugar cómo cuando éramos niños además del cansancio acumulado durante el día que hace más difícil tener ganas de jugar pensando mucha veces en lo agotador que puede ser

Y no es que no nos guste jugar, es el cansancio y todos los pendientes del día, a veces mi pequeño me dice: ¡vamos a jugar! Pero tengo una lista de pendientes que me van llevando de una cosa a otra y no veo el momento de parar a jugar. He descubierto que lo mejor es primero jugar o hacer el pendiente en la lista que más necesite mi atención. Eso que es urgente y no puede esperar, después me voy a dar tiempo para para jugar y luego, termino el resto

Parece irresponsabilidad quizá, pero la maternidad de mis dos hijas mayores me dejó muchos aprendizajes y uno de ellos es que el tiempo de los hijos pasa rápido, tanto cómo no te lo imaginas. En menos de lo que piense Juan Pablo va a tener edad para jugar solo o para pedir espacio para él mismo. Es entonces cuando voy a ser yo la que se ajuste a su horario, por ello mejor ahora, a esta edad en que va a recordar por siempre que nos detuvimos a jugar con él y no le faltó compañía. Hacemos un trato y termino mis cosas y luego juego para después regresar a los pendientes de mi lista

Al principio de tu misión jugando con los niños puedes sentirte perdida: ¿Y ahora qué hago? Es muy simple: ¡Déjate llevar! Pregúntale a que van a jugar, si te pide una opción ve a lo más fácil: Muñecos, Carritos, Tú la traes o a las Escondidas

Este último es menos agotador de lo que imaginas. Nosotros jugamos escondidas en la cama cuando acabamos de despertar y me regala unos minutos más de descanso

Jugar es acompañar, pero también divertirse. Disfruta el momento y deja que tus hijos se unan a tu niña interior. A esa pequeña que fuiste un día y seguramente era la mejor escondiéndose o encontrando a los demás

Si te asusta jugar con tus hijos por qué ya no recuerdas cómo se hace

Solo tienes que disfrutar, olvídate de los problemas y conéctate a ese momento, así será relajante para ti y muy enriquecedor para ambos

Déjate llevar, que tu hijo o hija sean tus guías, normalmente ellos tienen la mejor imaginación y se les pueden ocurrir ideas geniales. Cuando jugamos a los muñequitos con mi pequeño es como un director de cine, te dice dónde colocar a tus personajes, qué debes decir y cuando entras de nuevo a escena entre otras cosas

Mantente presente en cuerpo y alma, diviértete para que lo disfruten juntos y no te vuelvas una compañera de juegos aburrida

Sabemos que es cansada la maternidad muchas de las veces, pero nos da oportunidad de hacer historias que perdurarán en la mente de nuestros hijos por siempre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *