Lo que nos pasó

Lo que nos pasó

Lo que nos pasó los últimos seis meses es difícil de explicar pero muy importante para nosotros.

En diciembre del 2016 a mi esposo le diagnosticaron un padecimiento que ha cambiado en mucho nuestras vidas, créeme cambias bastante al saber que tu pareja, esa persona a la que amas y con quieres pasar el resto de tu vida está enferma, la incertidumbre y la preocupación además de otros sentimientos se apoderan de ti al instante.

Pero afortunadamente los meses de radioterapia (con eso te das idea de la magnitud del padecimiento) y su amor por nuestros hijos permitieron que hace dos meses su médico lo diera de alta con excelentes resultados.

No puedo dejar de agradecer a las personas que cómo ángeles se cruzaron en nuestro camino y al poder supremo que nos demostró su presencia con la gran bendición.
A mis amigas que me ayudaron en la distancia a flotar en aguas difíciles.

Durante el tiempo que pasamos de cierta forma solos pues sólo el pequeño núcleo familiar sabía lo que pasaba, hasta mucho tiempo después se enteraron nuestros padres y poco a poco algunas personas cercanas. En ese tiempo vivimos diferentes situaciones e hicimos cambios en nuestras vidas.

Empezando por la alimentación, las indicaciones de su médico especialista nos abrieron la puerta para mejorar en estilo y tipo de consumo alimenticio de lo cual me gustaría hablarte más adelante.

Mi esposo ha sido un verdadero guerrero en batalla, su tenacidad me sorprendió, la fuerza que tiene y el poder que vi en él estos meses me sorprendió mucho pues entre otras cosas JP no sabía nada y él se comportaba ante él y otras personas fuera de nuestra familia cómo si nada pasara.
Por otro lado comencé a darle terapias de Reiki mientras estaba en tratamiento y algunas otras alternativas como la aromaterapia, códigos sagrados y terapia Vibracional.

Esta experiencia me sirvió para darme cuenta lo mucho que disfruto servir de esta forma a otras personas incluso fuera del núcleo familiar y más por necesidad espiritual que económica me estoy dedicando ahora a dar terapias. No te voy a negar que se necesita la solvencia económica porq te mentiría, si me hace falta y cobro por mis servicios pero créeme que comparado con lo que se valora en otros países este tipo de terapia lo mío es simbólico.

Hace siete años que no doy terapias de este modo, solo lo hacía para mi familia y tener clientes nuevamente puede ser un trabajo duro al principio.
Han sido meses de emociones fuertes que comenzaron antes de nuestro viaje a Orlando con el fallecimiento de mi abuelita, la falta de trabajo redituable (es oficial) desde noviembre me ha pesado también por diferentes razones y luego todo esto que te conté antes, emocionalmente estaba bastante mal pero acercarme de nuevo a algo que me gusta, que es tan bondadoso y da felicidad a otros me va sacando de ese hoyo emocional que además me permiten ahora de cierto modo devolver y agradecer al universo el amor que nos ha llegado.

Te preguntarás y todo esto: Por qué te lo cuento?

Como ya te habrás dado cuenta no tengo blog desde hace meses por problemas administrativos y técnicos.
Es por eso que cuando regrese de nuevo habrá algunos cambios y mucho de ello tendrá que ver con mi nuevo estilo de vida.
La alimentación, las terapias, la mente abierta a lo espiritual y tracendental se verán reflejado en el blog y la fan page. Durante algunos años esta parte de mi vida se ha quedado reservada para un cierto grupo de personas y algunas páginas más concretas, pero ahora decidí compartirlas, al final de cuentas está soy yo completa, sin reservas y mi blog empezó para compartir todo lo que se con ustedes, las que gustan y me honran leyendo lo que escribo con el corazón.

Vamos a seguir con el Homeschool y la pedagogía blanca? Si.

Vamos a ver manualidades para mamás y niños? Si.

Recetas? También!

Más que quitar, nos renovamos para aumentar el contenido y seremos cada día más Holisticos para ti y para mi felicidad.
Gracias por estar, gracias por acompañarme y por ser quizá sin saberlo, ese otro lado de mi vida que me da valor y fuerza para seguir haciendo una de las cosas que amo: escribir y compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *